Entrevista de EL MUNDO – EL CORREO DE BURGOS de 11 de junio de 2018

Repetirá como cabeza de lista de los socialistas en las elecciones de 2019. Insiste en que este mandato en la oposición va a servir para los votantes respalden el trabajo de su partido que considera que es «la verdadera izquierda»

El año que queda, Daniel de la Rosa (Burgos, 1980), lo va a emplear en «demostrar ante todos mis vecinos que merece la pena confiar en el PSOE para gobernar». Lo dice pocos días después de que Pedro Sánchez haya sido elegido presidente del Gobierno, una circunstancia que cree que favorecerá esa labor.

Pregunta.-Falta todavía un año para las elecciones y ya es candidato.
Respuesta.-Es verdad que la gente puede cuestionar si los partidos políticos pueden acertar adelantando tanto la elección de sus candidatos cuando falta un año. Tiene más ventajas que inconvenientes. Al menos en mi caso, cuando el candidato tiene motivos sobrados para avalar su candidatura, cuenta con todo un recorrido de un año para poder avalar ante los vecinos y vecinas que merece la pena apoyar el proyecto que lidero del PSOE en Burgos y poder preparar bien el programa electoral con los colectivos de la ciudad, madurar en unos meses un nuevo equipo para el gobierno de la ciudad.

P.-En ese año que queda, ¿cómo puede influir el cambio en el Gobierno, la llegada de Pedro Sánchez?.
R.-Va a influir para bien porque se va a demostrar, y el primer ejemplo lo tenemos con la configuración del gobierno, la gran capacidad y solvencia del PSOE cuando le dan la oportunidad de llegar a las instituciones. El hecho de que Sánchez haya sorprendido a muchos, a mí particularmente no, respecto a su capacidad para poder configurar un gobierno solvente y competente, valiente, progresista, y el haber recibido apenas críticas es solo un ejemplo de lo que va a suponer este nuevo Gobierno para España. Y de coincidir, que espero que sí, que el año que viene este gobierno ya pueda demostrar que es capaz de transformar y corregir al menos algunas de las políticas del PP, eso nos va a venir muy bien en la ciudad. Porque aquí si hay algo de lo que nos hemos caracterizado es de dar argumentos de nuestra solvencia también como alternativa de gobierno y dar la seguridad a los vecinos de Burgos de que la única posibilidad de cambio con garantías la ofrece el PSOE.

P.-¿Cree que el PSOE puede gobernar en Burgos?
R.-No solo creo que puede gobernar sino que puede ganar las elecciones. El PSOE siempre ha podido gobernar, siempre ha tenido opciones de gobierno, ya lo demostró en el año 1999. Pero nunca las ha ganado. Se debe a que nuestra ciudad, a nadie se le escapa, tradicionalmente, cada vez menos, su comportamiento sociopolítico ha sido más bien conservador. Y eso ha sido un handicap para los socialistas para alcalizar un respaldo mayoritario en las urnas. Pero el escenario político ha cambiado radicalmente. Este nuevo escenario ha posibilitado que existan verdaderas opciones de gobierno y de ganar.

P.-¿Por qué?
R.-Porque la derecha está partida en dos. Por primera vez el voto de derechas está fracturado en dos y va a limitar la posibilidad de que el PP sume más concejales de los que tiene. Y es más, estoy convencido de que perderá concejales el próximo año, lo que nos sitúa a los socialistas en una posición de igualdad para poder competir las elecciones.

P.-La derecha está fraccionada, ¿y cómo está la izquierda?
R.-La verdadera izquierda siempre la he considerado aquella opción que es capaz de demostrar, esté en el gobierno o en la oposición, su capacidad para transformar las políticas de la derecha. Y aquí sí que debo decir que la única izquierda que ha demostrado esa capacidad ha sido el PSOE, que no se resignó, pese a estar en la oposición, y supimos aprovechar la debilidad del gobierno del PP. Intentamos gobernar en el Pleno de constitución, intentamos sacar adelante la moción de censura que se nos propuso hace año y medio y en ambos casos Ciudadanos evitó que hubiera un cambio de gobierno. Pero no nos hemos resignado, hemos seguido trabajando para ser todo lo exigentes que podíamos y transformar en la medida de lo posible sus políticas. Esta es la verdadera izquierda, la que transforma la realidad de nuestros vecinos en el día a día. No la que le regala a la gente lo que quiere decir, la izquierda demagoga y populista a la que nos tienen acostumbrados otras formaciones. La otra izquierda no me han demostrado lo de izquierdas que dicen ser. Esa izquierda populista ha sufrido en hace apenas unos meses un verdadero ciclón, una crisis descomunal, hasta el punto que el portavoz esté ahora como concejal no adscrito. Imagina, como proyecto político de ciudad ha fracasado. Lo cual, sí que lo tengo que lamentar por los vecinos y vecinas decidieron apostar por esta formación hace tres años y que hoy, en su mayoría, estén decepcionados. Aquí tienen al PSOE, con mucha fuerza, un partido serio y capaz de demostrar lo que significa la izquierda de verdad.

P.-¿Es consciente de que, incluso ganando las elecciones, tendría que pactar para gobernar?
R.-De entrada, voy a intentar ganar las elecciones. Las posibles coaliciones de gobierno, que es muy, muy probable que se puedan dar, porque el nuevo escenario político está fragmentado con cuatro formaciones que van a tener representación, más, veremos… Es un error en política plantearse un proyecto de cara a la cita con las urnas pensando en los posibles pactos poselectorales. Dejaré ese escenario totalmente abierto, con la ambición de ser la primera fuerza y el deseo de tener el mayor número de concejales posibles. Soy consciente de que acabaremos teniendo que pactar con otras formaciones.

P.-¿Sabe ya qué candidatura va a llevar?
R.-No. Y no voy a cometer el error de no planteármelo hasta el próximo año. Será en febrero y marzo cuando tengamos el calendario del partido para las candidaturas y será al comienzo del año que viene cuando lo empiece a conformar. Estoy muy satisfecho con el trabajo que han hecho mis compañeros en estos tres años. Ahora no me planteo ningún cambio.

P.-¿Ha habido algún compañero o compañera que le haya dicho que no continua?
R.-Ni no cuentes ni cuenta conmigo. Saben que quedan todavía 7 u 8 meses, es una pregunta que en enero de 2019 tendrá otra respuesta.

P.-Es pronto para hablar también de programa, pero ya ha lanzado propuestas en las que el empleo, sobre todo entre los jóvenes, es la piedra angular.
R.-Estamos afinando el objetivo sobre algunas de las políticas que ya llenaron la anterior campaña y los tres años de este mandato en la oposición. Los cuatro pilares fundamentales los sigo manteniendo, empleo, servicios sociales, infraestructuras y dotaciones públicas y participación ciudadana. Los jóvenes se van de Burgos para llevar a cabo su proyecto de vida. Y durante este año vamos a tratar de demostrar que se puede encontrar esa solución. Y algunas ideas ya estamos trasladando.

P.-Como cuáles.
R.-Lo primero, Burgos tiene que ser una ciudad de oportunidades para todos, especialmente para los jóvenes. No puede ser que la gente con mayor talento, que en muchos casos se forma en la ciudad, acabe desarrollando su proyecto de vida fuera, en una ciudad que además tiene posibilidades en el sector industrial y en el sector servicios, cada vez más. Ese tejido que es líder, aún, en Castilla y León debe ofrecer esas posibilidades de retorno. Y en esto la administración más cercana a los ciudadanos tiene algo que decir, también la Junta, que es la administración competente.El ejemplo lo tengo en Valladolid. Están desarrollando un programa de recuperación del talento joven en dos vías. Una, a través de la bonificación de la contratación para determinados perfiles. Y dos, a través de las exenciones fiscales cuando se crea empleo estable. Esto ya se ha hecho en Burgos a propuesta del PSOE, con el IAE y el IBI, dos impuestos que las grandes empresas van a poder beneficiarse si demuestran la generación de empleo estable durante dos años.

P.-En estos tres años ¿cuáles han sido los peores momentos?
R.-Los de los consorcios. Para mí han sido los momentos más tensos porque es evidente que no teníamos ninguna responsabilidad directa en la gestión de los consorcios en los últimos 15 años. Con Villalonquéjar, el equipo de Gobierno trasladó al Pleno una solución, supuestamente pactada con Ciudadanos, que ni el propio grupo de Ciudadanos respaldó. Fracasó por dos veces en el Pleno la propuesta y tuvimos que salir al rescate de nuevo los socialistas de esta ciudad.

P.-¿Qué lectura saca, ahora que ha pasado más de un año, de la moción de censura fallida?
R.-Fue una oportunidad perdida porque quedaba margen para demostrar con garantías desde el Gobierno lo que estábamos demostrando desde la oposición. Me acuerdo que muchos me decían si iba a aceptar el reto de Bañeres. Yo respondía: cómo no, me está poniendo en bandeja el que, ya sin dificultad, todo lo que intentamos trasladar en el día a día en el Ayuntamiento a través de las ordenanzas, presupuestos,… lo haga con todas las garantías.Sería estúpido por mi parte no aprovechar lo que se puso encima de la mesa en ese tiempo. Porque su única exigencia fue que reeditáramos un acuerdo con Imagina. Tardamos 15 días. Y, lamentablemente, considero que con Gloria Bañeres tengo una buena relación, pero creo que su partido en Burgos está demostrando lo que ha muchos les está sorprendiendo en España estos días, a mí no. Ciudadanos en Burgos hablaba siempre de cambio, pero cuando pudo demostrar el cambio firmó un acuerdo con Lacalle consolidarlo de alcalde por lo que resta de mandato. Nosotros siempre hemos intentado alcanzar el gobierno.Pero mientras no nos han dejado gobernar, lo que nunca hemos hecho es contribuir a parar esta ciudad. Esto es hacer política de verdad. Somos un partido socialdemócrata, de izquierda responsable, y siempre que hemos estado en el gobierno lo hemos demostrado, y en la oposición también.

P.-¿Qué destacaría de esa labor de oposición?
R.-El bono joven, la fiscalización por el empleo, la compra en propiedad de autobuses, impulsar la participación a través de los distritos… De esas medidas, y de otras muchas, nadie puede decir que no sean de izquierdas.

 

 

«No solo creo que el PSOE puede gobernar sino que puede ganar las próximas elecciones»

Deja un comentario